¿Podrías adivinar lo que estoy pensando? Un nuevo experimento dice que «sí»


Imagina a dos personas jugando a preguntas y respuestas… sin estar en el mismo lugar y sin hablarse el uno al otro. Ronda tras ronda, un jugador realiza una serie de preguntas y adivina con exactitud el objeto que el otro está pensando.

Parece ciencia ficción. Suena a telepatía o superpoderes. Pues bien, no tanto, porque es un experimento real.

Investigadores de la Universidad de Washington implementaron recientemente una conexión directa de cerebro a cerebro para permitir que varias parejas de personas participaran en un juego de preguntas y respuestas transmitiendo señales de un cerebro a otro a través de Internet.

Este experimento sería el primero y más complejo en mostrar que dos cerebros pueden ser directamente enlazados para que una persona tenga la posibilidad de adivinar lo que hay en la mente de otra. Básicamente utiliza las experiencias conscientes a través de señales que son percibidas visualmente y requiere de la colaboración entre dos personas.

Lo que se hizo a grandes rasgos fue lo siguiente:

El primer participante, quien debe responder, tiene cubierta la cabeza con circuitos conectados a un dispositivo electroencefalográfico que graba la actividad eléctrica del cerebro. A éste se le muestra la figura de un objeto (por ejemplo, un perro) en la pantalla de una computadora y el segundo participante, el que pregunta, ve una lista de posibles objetos y preguntas relacionadas. Con un clic, el segundo participante envía una pregunta y el otro responde «sí» o «no» enfocándose en alguna de las dos luces LED en el monitor, que emiten su señal a diferentes frecuencias.

12El que responde y la que pregunta durante el experimento

Tanto las respuestas afirmativas como negativas envían una señal vía Internet al que pregunta y activan una bobina magnética detrás de su cabeza. Sin embargo, sólo la respuesta afirmativa genera una respuesta lo suficientemente intensa como para estimular la corteza visual y causar que la persona que ha hecho la pregunta vea un destello de luz conocido como «fosfeno». El fosfeno puede manifestarse como una burbuja, ondas o una línea delgada y se crea a través de una breve perturbación en el campo visual, así el que pregunta sabe que la respuesta ha sido «sí».

Por medio de respuestas a estas simples preguntas de «sí» o «no», la persona que pregunta es capaz de identificar el objeto correcto.

El experimento se realizó en cuartos apartados más de un kilómetro e involucraron a cinco parejas de participantes que jugaron 20 rondas de preguntas y respuestas. Los investigadores tomaron las medidas necesarias para asegurarse de que los participantes no tuvieran pistas ni pudiesen hacer trampa. Sólo se utilizó comunicación cerebral directa para completar el juego.

Implicaciones y posibilidades de la investigación

Los científicos están ahora explorando la posibilidad de algún día realizar «tutoría cerebral», es decir, transferir señales directamente de un cerebro sano a otro con deficiencias en su desarrollo o que ha sufrido daño por factores externos, como un accidente. Otra aplicación interesante sería la capacidad de transmitir conocimiento directo del profesor al alumno.

El equipo de investigación trabaja también en la transmisión de estados cerebrales, por ejemplo, enviando señales de una persona alerta a una que tiene sueño, o de un estudiante atento a otro con trastorno por déficit de atención con hiperactividad.

3
La evolución ha encontrado a lo largo del tiempo formas de comunicación animal y humana para transmitir la información que hay en nuestros cerebros a otros por medio del comportamiento o el habla, por ejemplo. No obstante, esto requiere de una «traducción» y únicamente podemos comunicar una parte de lo que el cerebro procesa.

El trabajo de estos investigadores busca abrir la puerta para una comunicación más directa sin necesidad de intermediarios tales como el lenguaje o los medios de comunicación que lo procesan. El proceso sería más sencillo: tomar señales de un cerebro y, utilizando una codificación mínima, ponerlas directamente en el cerebro de otra persona.

Fuente


Perspectiva

Los logros del experimento son rudimentarios como para poder afirmar que se está teniendo una comunicación efectiva. Pero es claro que si esta investigación sigue su curso y se desarrolla la tecnología adecuada se podrán ver en un futuro no muy lejano «conversaciones silenciosas», incluso a distancia, entre dos o más personas. El conocimiento se podrá transmitir más efectivamente en las aulas, virtuales o no, o el tratamiento psicológico o psiquiátrico será más efectivo al tener acceso a las experiencias cerebrales del paciente.

Aunque esto sea positivo, también habrá aspectos negativos que podrían restarle confianza a esta tecnología. Por ejemplo, podrían surgir hackers cerebrales con intenciones poco éticas. Si ahora mismo hay quien puede estar espiando tu teléfono o tu computadora, imagina que alguien se pusiera a interceptar ese intercambio de pensamientos con tu ser querido, en un futuro caso hipotético.

A pesar de esto, como no me cansaré de repetir, los efectos de cualquier tecnología dependen de quién la esté usando. Depende de nosotros mismos hacer que los efectos de los dispositivos que usamos tengan un impacto favorable para uno mismo y para la humanidad.

Vamos pues. En algún momento, mirando hacia atrás en el tiempo, muchos se «dirán»: «¡No puedo creer que así pudieran comunicarse!», como en esta época se dice cuando se recuerda que hace años sólo existían las cartas.

3

¿Te imaginas que, mediante los dispositivos adecuados, pudieras comunicarte más directamente e íntimamente con otra persona?

¿Crees que algún día será posible comunicarse «telepáticamente»?

Yo sé lo que estás pensando, pero las otras personas no saben lo que pasa por tu cabeza, por eso es mejor si escribes tus comentarios. Vale, quizá no tengas tiempo, pero sé que nada te cuesta compartirlo para transmitir esta información a la mente de otros. Ah, y no, no puedo controlar tu mente.

4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s