Si crees que tu vida es oscura y que nada tiene sentido… siempre hay una salida. Cómo escapar de un agujero negro al estilo Stephen Hawking


Stephen Hawking podría haber resuelto uno de los más rasposos misterios de la Física: la «paradoja de la información».

1

La teoría de la relatividad general de Einstein predice que la información física de cualquier cosa que se trague un agujero negro es destruida. Las leyes de la mecánica cuántica establecen que la información es eterna. ¿A quién le hacemos caso? He aquí la paradoja.

Hawking, trabajando con Malcolm Perry de la Universidad de Cambridge y Andrew Stromberg de la Universidad de Harvard, ha presentado una posible solución: la información cuántica de las partículas absorbidas no se va realmente por el hoyo.

«Propongo que la información se almacena no en el interior del agujero negro, como se podría esperar, sino en sus límites, el horizonte de sucesos», dijo Hawking el pasado martes 25 durante una charla en el Real Instituto de Tecnología en Estocolmo, Suecia.

La información se almacena en los límites como hologramas bidimensionales conocidos como «súper traslaciones», explicó. No obstante, no creo que nadie quiera respaldar sus series y películas favoritas en alguna de estas súper traslaciones.

2

El problema, según Hawking, es que «la información sobre las partículas entrantes se recupera, pero en forma caótica e inútil». Para términos prácticos, «la información se pierde».

Si has llegado hasta este párrafo y todo te parece «negro», no te espantes, no es difícil de entender si se simplifican un poco las cosas:

Un agujero negro es el resultado de la muerte de una estrella. El Sol, tan brillante ahora, cuando se le acabe toda su energía, algún día será negro. No te preocupes demasiado, eso pasará dentro de millones de años.

5

Cuando una estrella muere deja consigo una ola de destrucción: su propia gravedad (lo que hace que todo lo que suba tenga que caer) va aplastando sus propios «huesos» hasta convertirse en una masa compacta de alta gravedad, tan poderosa que nada, ni siquiera la luz (ni Flash), pueda escapar.

4

3

El horizonte de sucesos no es otra cosa que, simplificando, la burbuja que separa al agujero negro del resto del universo. Imagina que esta burbuja es un escaparate con vidrios polarizados de tal forma que no se pueda ver el interior, aunque desde adentro sí se observe el exterior.

Supongamos que haya alguna manera de entrar al lugar donde está exhibido el escaparate y nos damos cuenta de que es una organización ultrasecreta con influencia en todo el mundo (radiación de Hawking), cuya primera regla sea: «una vez que entras, ya no podrás salir».

¿Qué sucede adentro? Sólo los que entran lo saben, pero lamentablemente, les hemos perdido el rastro en esa zona de silencio. No hay manera de comunicarse con el exterior, no hay wi-fi, no hay nada que le haga saber al mundo lo que está pasando en el misterioso lugar. Han atravesado un punto de no retorno.

Aunque quizá no todo esté perdido. Tal como sugiere Hawking, la información de las partículas absorbidas por el agujero se queda en el horizonte de sucesos en forma de un holograma (una descripción minuciosa en papel de un objeto real 3D).

8

Una traslación básicamente es esto: b => b, un movimiento directo sin cambio de orientación, (esto no es una traslación: b => d). ¿A dónde voy con estas ideas?

Volviendo al ejemplo del misterioso escaparate y la organización ultrasecreta, podríamos suponer que si tú llegaras a entrar por el acceso principal, no te darías cuenta de ello, pero estarías siendo escanead’ por una cámara que sería el mismo escaparate donde se ve tu reflejo.

Tu sólo movimiento de aquí: b hasta acá => b ha generado un perfil detallado de ti mism’ (como cuando llenas tu cuenta de Facebook con tanta información que es posible para otros saber cosas de las que ni siquiera sospechas). Dicho perfil contiene toda la información necesaria para crear una persona idéntica a ti… si supiéramos cómo.

Como ya se dijo, la información almacenada se vuelve caótica. Imaginemos que los datos del escáner son repartidos entre los oscuros miembros de la organización y terminan esparcidos, desordenados como un rompecabezas de millones de piezas. O sea, la información se pierde una vez más.

9

«¡Pero dijiste que Hawking sabía cómo escapar de un agujero negro!», podrás reclamarme. Verás, si llegaste hasta aquí te diré que estás dentro de un agujero negro y fuiste absorbido por el título de este post, ¿lo notaste? Seguramente no.

Y a partir de aquí tienes dos opciones. La primera es la más sencilla para ti. Explico primero por qué.

Con sólo entrar a esta página ya has creado un perfil tuyo: hora de entrada, lugar donde estás, tipo de computadora y software que utilizas, etc., etc. Con todas estas pistas, y con la tecnología adecuada, se puede rastrear toda la información que existe en Internet sobre ti para completar un perfil que, increíblemente, se parece mucho a ti, de hecho es tu alter ego virtual.

Ahora bien, con toda la información que sabes hasta ahora, puedes mandarme a freír espárragos, cerrar la página y correr a buscar a un hacker que recopile toda la información sobre ti, la borre para siempre, te prometas a ti mismo no volver a hacer caso de encabezados «engañosos», trates de olvidar lo que pasó y vuelvas a tu vida normal. Todo como si volvieras a salir de un agujero negro con vida.

Ésa es la primera opción. Salir de aquí ahora mismo.

La segunda opción es continuar leyendo hasta el final para que te enteres de por qué esto tiene un gran parecido con los agujeros negros, con la organización ultrasecreta y por qué siempre hay una salida.

Cuando entraste a esta página generaste un registro, de la entrada y de todo lo demás que ya te dije. Ése fue el último «suceso», por así decirlo, en el que aún eras «tú» sin saber lo que ahora sabes. Digamos que esto que has leído, este «conocimiento», es equivalente al lavado de cerebro (en el mejor de los casos) que le darían a la persona que entrara a la organización ultrasecreta o a la «destrucción» de la materia que entra por un agujero negro.

Mencioné levemente que la organización tiene influencia en todo el mundo y esto se podría comparar con la radiación de Hawking. Dicho de otro modo, la radiación es una forma de escape caótico de la información de las partículas que se acumula en el horizonte de sucesos.

Es como si, de alguna manera, los misteriosos miembros de la organización dejaran escapar poco a poco los datos que poseen, la organización se volviera cada vez menos secreta y, algún día, fuera posible recuperar el perfil completo de cualquiera que haya entrado.

¿Esto quiere decir que hay que esperar a que se desintegre totalmente un agujero negro para después rastrear toda la información, ordenarla y darle su forma original?

No necesariamente si es que no tienes la suficiente paciencia.

La clave está, según mi punto de vista, en la información, más concretamente, en el registro de entrada. Al igual que cuando entraste a leer este artículo dejaste un rastro, y a partir de allí puedes recuperar toda la información que tienes dispersa por allí, así también sería posible recuperar la información de cualquier partícula absorbida por un agujero negro.

Sencillamente, aunque una persona fuera tragada por un agujero negro y lamentáramos el suceso, sabríamos que toda la información necesaria para tenerla de vuelta quedó almacenada junto con su misma «desgracia».

6

No hay más que, encontrar el registro de entrada, invertir la secuencia de dispersión de la información y, tenemos a la misma persona de vuelta a «este universo». Es casi lo mismo que le pasó a la persona que cerró esta página cuando se lo sugerí, y también lo que sucedería si un detective logra recuperar a cualquiera que haya entrado en la organización hermética gracias a la filtración de su vídeo de entrada y a la recopilación exhaustiva de datos.

No llores. Sé que esto sigue implicando que hay información suelta que debe ser reordenada para que las cosas vuelvan a la normalidad.

¿Qué tal si te sugiero que no olvides lo de que «siempre hay una salida»?

Muy bien, has llegado al punto donde te diré que el secreto de la hipotética Organización es que sus miembros tienen acceso a una ciudad oculta donde, si bien nada tiene que ver con el mundo exterior (es una utopía), por el sólo hecho de haber entrado y recibir su «lavado de cerebro», tienes derecho a vivir allí para siempre.

También este es el punto donde agradezco tu paciencia para leerme y te digo que este pequeño «agujero negro» te ha transformado de alguna manera y, por eso mismo, aunque sea mínimamente, ya no verás el mismo universo que conociste, al menos no con los mismos ojos.

¿Y qué hay de los verdaderos agujeros negros? Bueno, volviendo «más rápido que la velocidad de la luz» con Stephen Hawking en su conferencia, él mismo supone que es posible que los agujeros negros sean en realidad portales a otros universos.

¿¡Qué!?

En pocas palabras (aunque en otra ocasión lo explicaré más a fondo), el propio agujero negro sería el responsable de «engullir» las cosas mientras realiza un holograma de ellas, no para desaparecerlas, sino para trasladarlas o teletransportarlas a un estado cósmico informático alternativo, o sea, otro universo.

Es como si te miras en un espejo y piensas en lo que podría haber del otro lado y… pues mira nada más lo que le pasó a Alicia a través del espejo. O es lo que sucedió cuando te registraste en Facebook y tu información acumulada creó un alter ego que ahora mismo está en el ciberespacio como alma en pena.

«El agujero necesitaría ser grande y, si estuviese rotando, podría tener un pasadizo a otro universo. Pero tú no podrías volver a nuestro universo», dijo Hawking, «por eso, aunque soy un entusiasta del viaje espacial, yo no intentaré eso».

7

Prácticamente todos los agujeros negros están muy lejos de ti en este momento, pero cuando exista la tecnología adecuada, ¿te atreverías a lanzarte al viaje en uno de ellos?

8

Sólo recuerda: «siempre hay una salida».

Fuente


Puedes dejar «registro de salida» de este «agujero negro». Hazlo comentando, compartiendo y dispersando la información que, quizá, algún día te pueda rescatar de otro tipo de agujeros negros.

Si lo que quieres es continuar en este viaje, lo mejor será que te suscribas para recibir nuevas entradas que te seguirán trasladando por el universo holográfico.

Anuncios

One thought on “Si crees que tu vida es oscura y que nada tiene sentido… siempre hay una salida. Cómo escapar de un agujero negro al estilo Stephen Hawking

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s